Rotación de Cultivos

Rotación de Cultivos

La rotación de cultivos comporta un retorno cíclico de una especie de hortaliza en un mismo bancal de nuestro huerto al cabo de un determinado número de temporadas. En este sentido lo que vamos a hacer es que el huerto se divide en una serie de pequeños bancales, eras o tablas que acogen un determinado cultivo, y este cultivo va alternándose cada temporada. En horticultura industrial, la rotación de cultivos está superada, ya que las exigencias de producción y las especificidades del mercado, determina el uso de sistemas de fertilización química complejos acompañados de labrados profundos del terreno.

En un pequeño huerto familiar es aconsejable y preferible en términos ecológicos utilizar la rotación de cultivos que implica la alternancia de los cultivos.Las ventajas de este sistema de cultivo, en el que se plantan diversas especies, y que se someten a rotación en las eras, se resume en un antiguo dicho latino: “La tierra reposa cuando se cultivan cosas diferentes”.

Biointensivo3

Las ventajas que encontramos con este tipo de cultivos son:

–          Acción benéfica en la estructura física del suelo, ya que plantamos especies que tienen diferentes tipos de raíz (fasciculadas como las lechugas o con raíz principal como los nabos) y estas a su vez tienen crecimientos diferenciados y a distintas profundidades de desarrollo.

–           Influencia positiva en la estructura química del suelo, y de su complejidad orgánica. Tanto en lo que se refiere a un enriquecimiento real de algunos elementos (como por ejemplo la fijación del Nitrógeno atmosférico en las leguminosas o el aporte de sales minerales en la descomposición de otras). La rotación permite un aprovechamiento racional de los recursos de un suelo y su reposición gradual, que si se acompaña de una aportación de abonado permite que ese suelo no pierda su fertilidad.

–          Acción biológica favorable que se observa en la variación de las microflora y la microfauna del suelo y en la limitación de la proliferación de algunas plantas invasoras con un aumento de su capacidad de control y erradicación.

–          Reducción de daños causados por parásitos y agentes patógenos específicos del cultivo anterior. En este sentido las plagas no se perpetúan porque hacemos con la rotación que las plantas huésped cada rotación vayan cambiando lo que permite la extinción de la plaga concreta. No obstante el control entre eras debe ser estricto porque las plagas pueden desplazarse.

A veces la intenciones de rotación de cultivos son buenas pero cometemos errores claves en el desarrollo del plan de cultivo del nuestro huerto. A continuación os indicamos los errores más comunes:

  1. Repetir el cultivo de una planta en un mismo bancal: Esto desemboca en la fatiga del terreno, y se constata un aumento de las plagas y parásitos en los cultivos sucesivos. Se presentan carencias de nutrientes debidos a que los cultivos repetidos hacen uso masivo de algunos nutrientes en un mayor grado, y estos se agotan antes, y deben ser repuestos.
  2. Cultivar una planta después de otra de la misma familia durante dos o tres años: Debemos alternar el cultivo de plantas, no sólo de la misma especie, si no de la misma familia, en este sentido la zanahorias no deben repetirse ellas mismas, sino que tampoco deben rotarse por otras umbelíferas como puede ser el apio, perejil o hinojo. Esto ha de tenerse en cuenta no solo en el cultivo sino también en el semillero.

rotacion-familias-01-1024x478

Los planes de cultivo pueden ser simples pero siempre bien planificados así podremos dividir los cultivos en diversos grupos de manera que podamos alternar cada rotación con una planta de cada grupo. Así las rotaciones deberán darse entre especies, entre familias y entre tipo vegetativo, esto último quiere decir que alternaremos una planta de fruto como por ejemplo el tomate con una de hoja, por ejemplo la col, y estas con una de raíz, como ejemplo la zanahoria.

Deberemos tener en cuenta que las plantas tienen diversos niveles de exigencia, y esto determinará la disposición de las parcelas y sus rotaciones:

MUY EXIGENTES: Solanáceas y Cucurbitáceas.

EXIGENCIA MEDIA: Compuestas y Quenopodiáceas.

EXIGENCIA MODERADA: Liliáceas y Umbelíferas.

BAJA EXIGENCIA Y MEJORANTES: Crucíferas y Leguminosas.

Lo que tenemos que hacer es ir rotando y pasando de más exigencia a menos exigencia de forma que los cultivos de la parcela 2 pasen a la parcela 1, los de la parcela 3 a la parcela 2, los de la 4 a la 3, y los de la 1 a la 4. Así este sería el esquema en una imagen.

Rotación

Fuente: http://www.ecoterrazas.com/blog/huerto-ecologico-rotacion-de-cultivos/

Anuncios

Acerca de La Huerta De La Oprimida

Huerta Facultad de Educación UCM gestionada por alumnxs
Esta entrada fue publicada en Otros y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s